Friday, July 22, 2011

CON LA POESIA EN LA BOCA: Promesa.

CON LA POESIA EN LA BOCA: Promesa.: "Texto: Jeniffer Moore Musica y recitado: Andres Fernández AFER Edición: Vigía Para ti inventé un abrazo de sol y caminos, de cabeza apoyán..."

Wednesday, July 06, 2011

Pro - vocativos, sin reservas


Fotografía tomada por Jeniffer Moore desde la amahaca bajo la sombra del Flamboyán en Los Cayos de la Florida
I

No sé quién eres
 pero te percibo estrella,
constelación en danza
la extraña expresión de la utopía.

¿Qué faro te alumbró la noche,
qué olas enervadas  te encallaron
entre mi orilla de fantasmas
y aquel oscuro puerto
donde tus naves se deshacen?

No sé quién eres
pero  te percibo estrella
en la honda conciencia del que sabe
que hay ofrenda especial para el cautivo:
una canción purísima  y maldita
 que vuela en el ave, sin respuestas
y da contra tu pecho.


II

Provócame
desde aquel horizonte empozado en tus ojos
desde tu mano que lapida nombres
 y destituye abecedarios.
Arrástrame 
como un papel sangrando, hecho pedazos
 por la ira de Ares,  quien te cobija el verbo.
Tritúrame,
devastador  en el seno de tus corrientes
que no hallan descanso,
en esa soledad que abruma
cuando se asoma.

Porque si no lo haces
probablemente
un desierto poblado de peces y palmeras
te sorprenda en la boca
y suban por tus brazos, serpientes de laureles
con  hambre de palomas
dormidas en tu lengua.

Puede que entonces, no haya
otra opción que arrodillarse
y lamentar la hora
en que nos conocimos.


III

Pesan  en tu hombro las palabras
tantas voces al unísono
vertiendo, cántaro partido, sus aguas turbias.

Te han dictado sentencia
los antiguos nombres escritos en los libros.
Geografías nuevas para tus viejos males
para tus ojos buscadores de tesoros centrípetos
para tus manos camaleónicas
que pretenden los hilos y el huso de Dios.

Te has parido símbolo.
Escupieron en tu boca todas las piedras
que golpearon la espalda de Erato.
Y rodaste, rodaste
hasta llegar al borde de una boca oscura
que promete la luz, que no conoce.

Pesan en tu hombro las palabras
ese bolso vacío de alimento,
lo que arrojaste a la basura
pensando que había expirado
porque ellos lo decretan
los otros, esos a los que nombras
y tiemblas, ciego de numen
cuando tus brazos se extienden al vacío.

Cuándo entenderás
que no hay otro, ni otros,
ninguno
que sólo eres tú
y ese lápiz moribundo
con vocación de Fénix.



IV

De nuevo danzas, simiesco 
al compás de clarines,  enemigos del tímpano.
¡Oh, Musas manoseadas, de virgo roto
por lápices impíos!
Mercenarios vestidos de gala
reclaman las primeras filas.
Llegan con un cuaderno bajo el brazo.

Ella  está llorando detrás de los cristales.

Hace tiempo, tanto tiempo
que no amanece. No deja de llover
todo es tormenta y  bártulos volando.
Qué profunda oscuridad nos ha caído
 velo de hierro, cortinas de luto
y  esta pálida ausencia del Ser
 incapaz de Palabra.

¡Oh, pobre Numen,  apaleada Euritmia!
Todo el cortejo de la antigua Grecia
yace arrodillado.


V

Tú, sentado a las puertas del verso
olvidaste el canto del árbol,
los acordes  que brincan
en teclados de picos y plumas.

Tú.  que abriste y sellaste caminos
y  resuelves  en jaque
las cruzadas de  reyes intrusos,
del ladrón que no tiene
otro rostro detrás de la máscara.

Tú, curtido de lunas que alumbran
sin paga ni horario,
has perdido la aguja
y no ves, no buscaste
en el ancho pajar de tu lengua.


VI

Sin embargo, tu boca aún no dice
las mejores palabras
y has salido a buscar por el mundo
lo que vive en tu pecho.

La desprecias.
Y aún así, como madre de un pródigo
ella otea a lo lejos.

Es ese afán de arcilla
que en el fondo de un balde sin aguas
aguarda que los otros
 dibujen sus pupilas abiertas
 y le ordenen que vaya y que busque
 lo que ellos jamás encontraron.


VII

Ven. Entremos a juicio.
Tú y yo, con el sol de testigo
y el sinsonte que canta en la rama.

Ven. Hay descanso de tanta miseria.
No miremos al Norte
Ni dejemos que el Sur nos engañe.

Hay un mar sin orillas,
de mareas y espumas eternas
hay silencio anterior a las voces
un silencio  eludiéndonos
sublime y necesario.

Ven. Estamos desnudos.
En las manos  llevamos la marca
de un árbol perenne
que florece una vez,  en la vida.



VIII

Hoy no quieres oír. Es el ruido
de la ciudad en llamas.
Se están quemando libros
y el mundo ríe.

Pero aún,  no es el fin.
Lo que buscamos
no ha sido escrito, todavía.

Jeniffer Moore

Sunday, July 03, 2011