Sunday, February 22, 2015

Tuesday, February 10, 2015

Poema para la reina de Saba, por Jeniffer Moore. Dedicado in memoriam a Analía Podestá, una docente argentina ejemplar y gran amiga





Poema para la reina de Saba

                                           A Analía Podestá, in memorian

Te vi en el sueño, serena sonreías
extendida en el abrazo como antes
cuando en nuestro pecho
 cabecitas con piojos suplicaban cariño.
Como era entonces, cuando las tormentas
empujaban mar adentro y temblaba
 mi casa en las arenas, sus líquidas paredes,
y nuestros pies descalzos.
Reina de Saba con tus presentes de oro,
ese brillo sin igual de tus palabras.
Mi niña en tus jardines, dio sus primeros pasos;
por las ventanas de la casa grande
vio los mismos crepúsculos dorados
que soñabas para ella, maternal e infinita.
“Escanéame, dijiste, y muéstrales
que no hay por qué rendirse.”
Yo te he visto oficiar de gladiadora,
como una fiera defendiendo hijos
que no eran tuyos. Pequeñitos
de delantales blancos y la piel tiznada
en cuyos ojos dormían las tristezas.
Todos los niños del mundo te dan gracias,
con tu presencia la escuela fue delicia
que nunca olvidaremos.
Migrante sin anuncios
no pude estar contigo peleando tus dolores
pero las golondrinas de Abril en mi ventana
confesaron al viento que te habías ido
en el vuelo triunfal de los tenaces.
Jamás ha de extinguirse tu presencia, reina
tu copa cristalina renueva nuestros sueños,
tu huella poderosa se adelanta.

Jeniffer Moore


 Como Asistente Educacional del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires, trabajó intensamente por la niñez más desfavorecida, Su vida profesional estuvo dedicada por completo a brindar apoyo a cientos de  niños y familias en pro de una infancia más digna. Su paso por la Escuela No. 6 de Punta Lara, partido de Ensenada ( en la cual coincidimos y tuve el placer de trabajar como Asistente Social a su lado por algunos años y desarrollar una profunda amistad familiar), como también su paso por el Hospital de Niños de La Plata han dejado una huella imborrable y su ejemplo inspirador mantiene la lámpara de la humanidad encendida para todos los que la conocieron.
Por personas como Analía Podestá es que este planeta es un lugar más habitable.